VOLVER A LA RUTINA ¿De verdad te AGOBIA o lo estás DESEANDO?

VOLVER A LA RUTINA                                                                                                              ¿De verdad te AGOBIA o lo estás DESEANDO?

 

¿Puede que sean las dos cosas a la vez? Estamos tan acostumbrad@s a la dualidad, a escoger entre una cosa y otra: ¿me gusta o no me gusta?, ¿siento alegría o siento tristeza?, ¿es un final o un comienzo?, ¿debo soltar o agarrar más fuerte?...

 

Cuando empezamos a escucharnos podemos sentir que no siempre es o todo o nada, que a lo mejor es un poco de esto y un poco de lo otro, y que de repente sucede a la vez. Y que a veces no está bien visto lo que siento, y por eso lo anulo. ¿Y si dejamos de decidir desde “lo que debe ser” y empezamos a hacerlo desde “lo que es”? Corremos el peligro de que las decisiones se vuelven más reales, más afines, más coherentes,... más mías y que termine gran parte de la pelea con un@ mism@. Te agobia o lo deseas? No sé yo, los cambios asustan.. Si doy cabida a lo que siento, me lo permito y le doy valor, termina el conflicto. Dejemos de buscar contradicciones dentro y aceptemos que sentir varias cosas a la vez es apoyar mi forma de sentir, somos suma de interacciones, vamos a darnos esta oportunidad, cambiemos las o por las y… a ver que sucede. 

 

Quizá te guste volver para encontrarte con compañer@s de trabajo y no te guste tener que madrugar, te puedes sentir triste por las horas que no pasarás con tus hijos y a la vez alegrarte de que por fin tendrás tiempo para tí, te pasas el día soltando y agarrando naturalmente emociones, historias, relaciones, y todo sigue, continua, así que quizá el final y el principio están en un mismo lugar, para qué separarlos... Aceptas e incluyes, y escoges el matiz que mejor te defina en cada ocasión. 

 

¿Cómo sería empezar septiembre escuchando lo que te pasa? ¿Cómo sería si le das lugar a todo lo que te pasa, unas cosas y otras y le das el mismo valor? ¿Cómo sería atender la ansiedad, el estrés, la tensión, la incertidumbre de lo que se abre, el duelo de lo que ya no va a ser?  

 

¿Qué tal pinta el retorno a la rutina ahora? 

 

Volver a otros horarios, hábitos, dinámicas distintas no es fácil. Y como todo, hay ventajas e inconvenientes. Cambio de rutinas y dinámicas familiares, cambio de aires, de lugar de residencia quizá, de estación… nuestro cuerpo, igual que nuestra mente y nuestras emociones necesitan, ante los cambios, una adaptación. Es así. 

 

¿Y cómo puedes adaptarte a tu nueva rutina?

 

  • Escúchate: puedes dedicarte un ratito a ti y buscar las distintas sensaciones que te mueven en este cambio, puedes observarlas, nombrarlas, conocerlas…
  • Vívelas: puedes compartir, expresar, sentir, permitir… todo lo que sientes. Dale lugar, dale valor.
  • Atiéndelo: seguramente tienes tus propios recursos para acoger lo que te pasa, pero quizá no los estas usando. Si los utilizas, si los pones a tu servicio, puedes transformar más de lo que te imaginas.
  • Si no logras identificar lo que te pasa, o tienes dificultad para estar en contacto con alguna emoción que surge en este período, si te faltan herramientas para lidiar con esta adaptación, busca a un profesional que te pueda acompañar. 

 

Alba Serrat

Terapeuta Gestalt, Constel.lacions familiars, Jin Shin Jyutsu